SOBRE MI

Para empezar, de vuelta al principio.

El mundo de la estética siempre ha estado presente en mi vida. Desde pequeña mis Barbies fueron mas los primeros maniquíes a los que podía vestir, preparar, y confeccionar raras y nuevas prendas (con todo tipo de materiales como globos, bañadores viejos, pap

el de todo tiempo, plásticos varios y recortes de tela..) que muñecas con las que “jugar”. Supongo que por eso estuvieron presentes en mis horas de juego hasta tan mayor ( aunque fui incapaz de no guardarlas junto a toda su ropa). Supongo que esas muñecas, que de infantiles tienen poco, dieron pie a que empezara a dibujar. Dibujaba hojas llenas de maniquíes en una misma posición y las vestía con distintos outfits como las antiguas muñecas recortables con sus propios vestidos de papel, desde entonces esos dibujos o esbozos han estado siempre presentes en mi vida.

El desvío en el camino.

Recuerdo perfectamente ese momento.

La puerta del aula, mi profesora de diseño de bachillerato cerrando el aula después de una de las mejores clases que tuve (para mi) en todos los años de colegio… esa conversación fué en 2005 y me parece que fue ayer. Empezó conmigo, comentando que no estaba segura de qué hacer al año siguiente… qué carrera estudiar. Sabía que quería hacer diseño, pero no sabía cual: industrial, del producto, interiores, gráfico, moda…Hoy en día los jóvenes de 17 y 18 años tienen que escoger la especialidad incluso antes de poder profundizar un poco en cada cosa, así que en mi caso estaba hecha un lío. La profesora a la que acudí fue quien me había dado diseño durante el segundo curso de bachillerato, y confirmó lo que ya había pasado por mi cabeza y que tantas veces había estado hablando con mis padres: “Maria por lo que he visto en lo poco que hemos tocado el diseño de moda, se te da muy bien, se nota que es lo que te gusta más, pero si me preguntas no puedo dejar de decirte que es un campo lleno de dificultades en el que no es nada fácil tener un futuro, así que si también te gusta el diseño de interiores yo te animo a que te lo mires ya que te he visto con mucha facilidad en eso”. Después de eso y de hablar, buscar y ver que no tenia nada claro, decidí desviarme y hacer Bellas Artes. Era consciente que Bellas Artes me aportaría un conocimiento general y una formación artística mas amplia a la vez que me daba tiempo para aclarar mis ideas sobre el diseño. Tengo que decir que nunca, en todos los años de carrera, dudé que luego me esperaban unos segundos estudios de Diseño.

Reencontrando el camino perdido.

 

En 2008, después de dos años cursando Bellas Artes en Barcelona, me fue concedida una plaza Erasmus en el Politécnico de Milán dónde se aclararon muchas de mis dudas sobre el diseño. A la semana vi claro que no quería estudiar diseño de interiores, cambié mi especialidad del politécnico a diseño gráfico y estuve seis meses inmersa en ese mundo. No fue hasta navidad ( momento en el que volví a Barcelona para pasar las fiestas) que conocí en el tren dirección el aeropuerto, a dos estudiantes de moda que cursaban un año intensivo en el instituto Marangoni de Milán. Al contarme lo que hacían volvió a mi cabeza lo que hacia tiempo había apartado de mi mente… “lo que de verdad quiero hacer es Moda”! Porque no? Porque no intentarlo? Si bien tanta gente llega a eso por casualidad… porqué no podía yo seguir mi sueño desde pequeña? Pues si.. terminé mi estancia en Milán teniendo claro el camino que hasta ese momento no se había dibujado con claridad.

Volví a Barcelona y cambie mi especialidad de diseño a dibujo (camino que seguí hasta terminar la licenciatura este junio pasado).

Así pues decidí encarar todos mis proyectos de la facultad hacia el mundo de la moda. Durante los dos últimos años de la carrera, tuve tiempo de investigar todas las posibilidades que se ponían a mi alcance, y después de pensarlo mucho, decidí matricularme (al terminar la carrera ) en el Grado Superior de Estilismo de Indumentaria en la Escuela Llotja para adquirir una base de conocimiento sobre el tema, y así poder exprimir al máximo el Master o Postgrado que tenía claro que quería hacer.

Todo resultó bien y me pude matricular para el año 2011/2012, con toda la ilusión que había acumulado durante toda mi vida… estaba segura que había elegido bien!

Redescubriendome a mi misma

Durante los dos años que cursé en la Escola Llotja (2011-2013), experimenté muchas facetas de este mundo: Trabajé como redactora de moda en la revista digital LittleBit Magazine, diseñé y confeccioné algunas prendas, realizé varias sesiones de fotos como freelance (tanto de estilista como de fotógrafa), y pude trabajar como estilista en vestuario para publicidad con Buki J. Ebiesuwa. Disfruté descubriendo distintas facetas de mi misma con las que pude ir afinando un poco más qué es lo que quería hacer y cómo quería formarme.

En 20013 realicé un Posgrado de estilismo en Publicidad y Medios Audiovisuales en la Escola de Disseny Felicidad Duce, donde tuve la oportunidad de trabajar con el estilista Oscar Visitación en publicidad, fotografía y cine.

Mi presente

Después de finalizar los distintos estudios que he realizado, tengo claro que me seguiré formando en otros campos del sector ya que quiero luchar por lo que amo y  pienso disfrutar cada paso del camino.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s